Skip to content

1 diciembre, 2015

7 Mitos sobre el liderazgo que es necesario dejar de creer

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Vivimos en una época donde muchas personas quieren los beneficios de ser líderes, sin pagar el precio que conlleva serlo.  Esto muchas veces da origen a mitos y mentiras sobre lo que verdaderamente implica esta noble actividad.

 

ALE-89Es común ver que se buscan soluciones rápidas y respuestas fáciles a casi todo en la vida. El liderazgo es de esos roles que no han escapado a quienes los quieran sobre simplificar.
En mi camino he encontrado estos 7 mitos que tan frecuentemente se creen ciertos sobre el tema en cuestión:

1. Todos los gerentes o jefes son líderes
Lo cierto es que algunos gerentes o jefes pueden liderar y otros no lo logran. Los gerentes son normalmente buenos en echar a andar sistemas, procesos y métodos que sirven para mantener funcionando una organización. Tienen contacto con las personas y se enfocan en hacerlas producir resultados.
El punto es que si no se enfocan en mejorar los resultados, en mejorar los hábitos de las personas, en llevar a la organización más lejos y a una mejor situación que la que ha estado, no está liderando y solamente está gestionando como un gerente. Tener a toda la gente trabajando duro no te hace un buen líder, apenas un buen gerente.
El liderazgo se enfoca en las nuevas acciones, nunca antes llevadas a cabo, cuyo potencial es interesante para las personas y la organización.
El liderazgo siempre implica cambio, mejora y crecimiento, y esto tiende a desordenar el trabajo del gerente.
Es por esto que pocos gerentes son líderes de verdad.

2. Algunas personas nacen líderes
Si bien es cierto que algunas personas nacen con ciertas predisposiciones para ejercer un buen liderazgo, ninguna nace como un líder consumado. Ni la persona con más predisposición para el liderazgo se puede saltear el largo camino de aprender todas habilidades y competencias que un buen líder debe desarrollar antes de podérsele considerar como tal.
Entre algunas de las habilidades y competencias podemos enumerar por ejemplo: comunicación asertiva, infundir respeto, conocer el terreno, tener pensamiento estratégico, capacidad de navegar, adaptarse, inspirar, escuchar y sacar lo mejor de la gente, entre otras.

3. Los líderes siempre tienen la respuesta correcta
Es verdad que a los líderes siempre les llevan las preguntas difíciles, ellos no siempre tienen las respuestas.
Lo que un buen líder sin duda debería de poder hacer es lanzar las preguntas y cuestionamientos correctos que lleven a mejores respuestas o bien tienen buenas ideas sobre dónde buscarlas.
Adicionalmente, los buenos líderes siempre estimulan a sus colaboradores a pensar y a tratar de encontrar ellos mismos las respuestas a las preguntas que surgen o a conseguir las respuestas en equipo.

ALE-904. Para liderar algunos grupos es necesario un título con autoridad.
La verdad es que para liderar cualquier grupo lo que se necesita es conocer cuándo es apropiado ejercer liderazgo y saber cómo hacerlo. Muchas personas ante la idea de liderar un grupo con reputación de “complicado” temen hacerlo sin tener un título y sin un respaldo jerárquico con el cual apalancarse para imponer su autoridad en los momentos en que se vea necesario.
Existen muchos casos en los que personas sin posición jerárquica o sin título se entregan a trabajar con una idea muy clara en mente, por ejemplo, cómo lograr la satisfacción de sus clientes y, con base en ello, se enfrentan a toda clase de obstáculos, reglas, políticas, personas de varias jerarquías con el objetivo de agilizar, destrabar, facilitar o catalizar acciones que son necesarias para lograr su cometido. Estas personas ejercen liderazgo desde donde sea que se encuentren y, generalmente, impactan e influencian mucho a sus organizaciones o equipos para bien.
5. Los líderes se mantienen enfocados.
Se dice que la capacidad de enfocarse es clave para el éxito lo cual es cierto; sin embargo, toda persona se enfrenta a la tendencia de desenfocarse todos los días, muchas veces. Aprender a reenfocarse en lo que es importante es una habilidad personal primordial, pero cuando de enfoque se trata nada puede ser más fundamental y cierto que entender que los verdaderos líderes dedican la mayor parte de su energía en crear enfoque compartido, es decir, establecer metas individuales que las personas de una organización puedan perseguir y que contribuyan directamente con una misma meta de organización que todos buscan alcanzar.
6. El liderazgo tiene que ver con ambición.
Lo cierto es que si lo que uno está haciendo sólo lo beneficia a uno mismo, lo más seguro es que no se está liderando realmente. El liderazgo siempre busca el bien mayor para las partes involucradas. No hay nada malo con ser ambicioso y buscar más, pero ese rara vez el motivador de un verdadero líder.
7. Todos pueden liderar.
Aunque las habilidades y competencias necesarias para liderar las puede aprender cualquier persona medianamente inteligente; sin haber desarrollado estas habilidades y sin tener el deseo genuino de hacerlo, no es posible ser un líder o llegarse a consumar como tal. Ese mismo deseo es el que llevará al líder en desarrollo a pagar el alto precio para lograr su cometido y mejorar su nivel de competencia.

 

————————-

Desarrollar las competencias y habilidades para ser un verdadero líder no es ni fácil, ni rápido, ni barato, pero siempre ofrece las mayores satisfacciones a quienes se transforman en catalizadores de éxito de sus empresas, aventuras y nobles causas.

 

Alejandro Larrave
alarrave@motoresymas.com

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0
Read more from Liderazgo

Share your thoughts, post a comment.

(required)
(required)

Note: HTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to comments